01. Danzando sobre el abecedario

7 enero 2010 en 5:05 pm | Publicado en Autobiográfica | 1 comentario

Tenía 5 años y pico cuando me di por enterada de que mi nombre era Ludmila. Si, a secas sin segundo nombre. No pude terminar de asimilar que era ese y no Ludi -tal mi apodo de la infancia-, que ya la maestra de primer grado pretendía que lo aprendiera a escribir de corrido y sin mirar. Y claro, como si eso no fuera suficiente, después del Ludmila venía una lista interminable de más consonantes que vocales que, en su conjunto y bien escrito, heredé como apellido. Y, ojo…que no eran la “c”, o la “d”, o la “m” que por ahi son más populares. No señores. Cuando mis compañeritos aprendían el principio del abecedario ¡¡yo ya tenía que empezar a aprender el final!! Eso me hizo una nena avanzada. De entrada, supe que existían la “z”, la “w” y que la “k” se usaba más que para kilo. También supe que tres consonantes juntas al inicio del apellido, podían convertirse en un problema burocrático al completar formularios. Y sí, imagínense la situación:

– ¿Apellido?
– Se lo deletreo…
– ¿Con “s” o con “c”?
– ¿Eh?
– Si, Selodeletreo…¿o es con “s”?
– No, no, que se-lo-de-le-tre-o…..B (larga), ere, zeta, o….
– ¿Cómo? ¿no lleva la “o” antes de la zeta?

Puff…Y ya no era como aquellos tiempos de juegos infantiles en que jugaba también a cambiarme el nombre. Florencia, Claudia, ¡Fernanda!…esos nombres eran re top, de las nenas que le gustaban a los nenes del curso. ¡¡¿¿Quién se iba a atrever a llamarme si les tenía que andar deletreando cómo me llamaba??!!
Años más tarde, descubrí que Ludmila en ruso significa algo así como “amada por su pueblo”. Y a decir verdad, amo mi nombre por el solo hecho de saber que llegó de la pasión de mi nona por el ballet , la buena música, y su admiración hacia una bailarina llamada así.  Pasiones también heredadas por mí. Por eso no se equivocó al bautizarme así; si hasta parece que fuera el cisne del lago, cuando se une a mi apellido. Lo confieso: me da sumo placer saber que ese y no otro, es mi nombre. Mío y solo mío. Como este blog. Y como cada letra, cada punto, cada palabra, cada espacio, que hoy comienzo a llenar. A llenarlo de mí, y de una de las cosas que más me gusta hacer en la vida, y que comencé a querer desde aquel primer desafío que fue aprender mi nombre y apellido: escribir.

Anuncios

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Como decia alguien,

    Ludmila para las instituciones publicas, el boletin escolar y el curriculum vitae.
    Ludi, Lu, Lulila y otros tantos para la familia y los amigos.
    Porque cuanto menos letras mas grande es el verdadero significado de ellas…


Gracias por leer! Aquí abajo podes agregar un comentario. No es necesario que rellenes los espacios donde te piden tus datos. Con firmar con tu nombre, o dejarme una pista de quien sos, estará bien. Lo importante es que vos también participes. Ludmila

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: