65. ¿Pueden una Nona y una valija, marcar el destino de una persona?

5 mayo 2012 en 10:27 pm | Publicado en Autobiográfica, Historias reales | 2 comentarios

Eliana nació en Córdoba, hace muchos kilómetros. Sí, porque hay personas que cumplen años, y otras, que suman millas. Sus primeros mil km los hizo en un viejo Dodge Polara, cuando hacía apenas 10 días que respiraba en este planeta. Fue su primer viaje, pero no de ida, sino de regreso a casa. Había nacido en el terruño de su madre, pero ya era tiempo de volver al hogar que la esperaba en Río Colorado, y estrenar su cuna de primogénita.

Sin embargo, su destino ya había sido marcado por una valija que cobijaría sus primeros sueños.

El plan era que durmiera en el regazo de su mamá durante los días que permanecieran en la ciudad que le tocó nacer. Pero La Nona -como sabia consejera, artesana y “arreglatodo” que era- sugirió que lo mejor sería que la pequeña tuviera su propia cama. Y entonces, una vieja valija gris, sirvió para improvisar su primera cuna…y acaso marcar su designio de viajera.

“Bueno, la cerramos y la mandamos para el sur…ya está lista para viajar!!”, dijo en chiste el nono Benito, cuando vio la  pequeña humanidad de su nieta asomando en una manta.

La Nona Concepción -acaso inspirada en sus propios anhelos de volar en paracaídas, avión, globo aerostático y cuanto aparato le permitiera desplegar sus propias alas- dicen que suspiró y simplemente dijo: “Ella si viajará por todo el mundo”.

Y la nieta, cumplió el presagio.

Primero a upa. Después con sus propios pasos, con esas piernas infinitas que le dieron la ventaja de estar más cerca del cielo que el resto de los mortales.

Hasta que un día, antes de volar, aprendió a nadar. También porque la Nona dijo que viviendo en un pueblo con río, tenía que saber defenderse en el agua.

Y la niña, entonces, aprendió a bracear. Tanto, tanto braceó, que se hizo amiga del río y de todos los peces que la acompañaron en sus entrenamientos, cuando ya la pileta le quedó chica y el Paraná se convirtió en su gran meta.

Con el título de Campeona Argentina de Aguas Abiertas, coronó años de entrenamiento y sacrificio. Y de una rutina pasada por agua, que poco se parecía a la que -dicen- tienen los adolescentes. Pero la vida da revanchas, y le estaba preparando algo mejor que una noche de furia en “Hippo`s Discoteca”.

Fue la Química, la que le daría la fórmula para encontrar el catalizador de sus anhelos. Pero, como siempre, nada sería fácil. Y descubrirla llevó horas de libros y años de laboratorios. Cuentan que los tubos de ensayo la miraban de reojo cuando la veían llegar los domingos, sumida en sus convicciones. Dicen  también, que los guardias de la UNS sonreían cuando descubrían la hermosura de sus ojos verdes detrás de sus anteojos.

Aquella muchacha parecía desconocer que existían los fines de semana. Pero pocos conocían el por qué de tanta dedicación y esfuerzo.

Otro título llegó, y con él, la primera puerta que se abría a la libertad. Batió sus alas y remontó vuelo. Primero bajito, cerca, para ir detrás de una beca que la convirtió en Doctora en Ciencias de los Materiales. Y en el camino, alguien más sonrió al ver esos bellos ojos que se posaban cada mañana sobre un microscopio. No era un guardia, pero sí quien se convertiría en el guardián de su corazón: Hernán.

El agua rodeaba otra vez su vida: la beca, el nuevo título, y el amor se entrecruzaron en Mar del Plata. Y un nuevo sol, asomó en su horizonte…

El contador de millas, comenzaba a correr. Y los países, a sumarse en su colección.

Así, la chica de ojos verdes y mirada tímida pero firme, la que nadie sospecharía que conoce todos los secretos del díodo más pequeño del mundo, la que nunca dejó de pedir permiso y decir gracias, cumplió el vaticinio de su Nona.

Austria, España, EEUU, Canadá, Thailandia, Francia, Suiza, Italia, Brasil, Marruecos, Grecia, Holanda, Escocia, Polonia…fueron algunos de los sellos que se estamparon en su pasaporte. A veces por trabajo, otras por residencia, y muchas por puro placer. Sumadas, dicen que las millas que lleva recorridas equivalen a viajar a la Luna ida y vuelta…un par de veces.

Hoy vive en Alemania, y ningún título, ni trofeo, ni las millas voladas o los ríos nadados, cambiaron la esencia de aquella beba que tuvo sus primeros sueños dentro de una valija que hizo de cuna.

Quizás ahora, solo se divierte un poco más.

Pero nunca dejó de ser esa pequeña alta, altísima, de ojos hechiceros y corazón noble, capaz de dar la vida por los seres queridos. De ella poco se sabe, porque es así: simple y generosa, con la humildad de los grandes.

Su documento dice que hoy cumple años. Puede ser.

Pero ¿cuántos años puede cumplir una persona que cada tanto amanece en un país diferente, donde el reloj marca algunas horas menos que el lugar desde donde despegó?

Acaso se pueda hacer de este día una buena excusa para decirle que en ese sur donde escribió parte de su historia, hay gente que la ama y que la extraña. Y que le desea toda la felicidad del universo, en este nuevo capítulo que está escribiendo en su vida…y en la de todos nosotros (ella sabe cuál).

Por eso, Hermana mía, Hermana mayor…

…la que un día en lugar de apiadarse de mi ignorancia de niña, me respondió “buscalo en el diccionario”, cuando le pregunté sobre el significado de una palabra que ella bien sabía lo que quería decir.

…la que me dijo un día que pedaleara tranquila que ella me estaba sosteniendo desde atrás, y al dar vuelta mi cabeza descubrí que había hecho mi primera cuadra en bicicleta…sola!

…la que me despertaba los domingos con la música de Para Elisa o el Himno sonando en el piano.

…la que nunca bajó los brazos y me enseñó que los míos también tenían fuerza para no dejarlos caer.

…la que me abrazó a la distancia cada vez que la necesité.

…la que me perdonó en las malas y me alentó en las buenas.

…la que siempre será mi hermana mayor, con todo lo que eso implica.

Aunque nos separen muchos cielos, nuestro mundo es único y habla un solo idioma.

 ¡¡Te Quiero, Eliana!!

Feliz cumpleaños 🙂

Anuncios

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. que emocionanteee!!! me encantóo!! 😀


Gracias por leer! Aquí abajo podes agregar un comentario. No es necesario que rellenes los espacios donde te piden tus datos. Con firmar con tu nombre, o dejarme una pista de quien sos, estará bien. Lo importante es que vos también participes. Ludmila

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: